Empleamos cookies, según las condiciones expresadas en nuestro aviso legal.

Fernando Ontañón

La literatura en estos tiempos, en cualquier tiempo, en realidad, me parece sobre todo un acto de resistencia, casi de fe; esa fe laica y civilizada, humanista, que han profesado con mayor o menor fortuna ciertos seres extraordinarios a los que admiro y que, en la medida de sus posibilidades, nos han aportado luz, cierta forma de entender el mundo, una estética diferente de la realidad. No es poca cosa. Para mí lo es casi todo.

Me gusta la literatura que tiene que ver con el hecho de estar en el mundo, que reflexiona sobre la experiencia humana y que, desde la mirada personal del escritor, me ofrece la visión de una cotidianidad que enriquece la mía. Al igual que Chirbes, creo que la novela es “un ejercicio de indagación”, un lugar en el que tratar de explicarme o en el que poner de manifiesto mi desconcierto ante la vida.

Bala Perdida encarna ese espíritu idealista, independiente y romántico que he buscado siempre en los libros y en la vida, al que aspiro con mi escritura. Estábamos perdidos, pero al fin nos encontramos.

Fernando Ontañón nace en Santander en 1972. En 2010 ve la luz su primera obra, Relatos invisibles, «Estamos ante un autor capaz de encandilar con las pequeñas historias, casi ocultas, del acontecer diario» (Rodri García, La Voz de Galicia). En 2014, su novela El periodista despedido resulta ganadora del X Premio de Novela Corta Dulce Chacón. En 2016 publica El orden invisible de las cosas, «Ontañón no hace sino seguir ascendiendo en complejidad para entregarnos una obra intrigante, ambiciosa y madura» (Ignacio Sanz, La tormenta en un vaso). En la actualidad, reside en A Coruña y es colaborador habitual de La Opinión A Coruña y del diario digital Nueva Tribuna. Imparte talleres de escritura y participa con asiduidad en presentaciones de libros y otros eventos relacionados con el mundo del libro.