Todos escriben sobre el amor menos tú, de Abdul Hadi Sadoun, en Estandarte.

Una completa reseña de Pilar Gómez Rodríguez en Estandarte sobre Bala Perdida y la presentación de nuestro primer título: Todos escriben sobre el amor menos tú, de Abdul Hadi Sadoum. ¡Muchas gracias por acompañarnos en este momento tan especial!

Lorena Carbajo viene del mundo de las letras y de los balas perdidas. Desde hace años tenía las ganas y la idea de montar algo propio que aunara ambas cosas y así fue como nació la editorial Bala perdida, que acaba de presentar su primer título: el poemario del iraquí Abdul Hadi Sadoun Todos escriben sobre el amor menos tú. Como no podía ser de otra forma se trata de un proyecto muy personal, de alguien que apuesta y arriesga. La apuesta de Carbajo es por los balas perdidas, por esos autores que además de contar historias en sus libros la cuentan con su propia vida y su biografía. Porque no puede ser lo mismo, ni escribir igual, alguien que huye de una dictadura y de su país y acaba encontrando su Mesopotamia de forma casual aquí en España (a grandes rasgos, una minibiografía de Abdul Hadi Sadoun) que alguien encerrado en una habitación que solo se relaciona con el exterior a través de una pantalla (ejemplo genérico que incluye miles de seres). Ojo que de ambas biografías pueden salir propuestas interesantísimas. Porque no se trata de identificar un tipo de biografía más o menos aventurera o azarosa con una mayor calidad en la escritura, sino de ver simplemente qué relación guardan una con otra.

Que las balas perdidas sean el hilo conductor que vertebra tan singular propuesta, Carbajo lo asimila y lo lleva hasta las últimas consecuencias. Las balas no solo forman parte del logo, sino que alguna bala cae suelta, perdida, entre las páginas de los libros. En este punto es preciso mencionar a Emilio Torné, responsable del muy cuidado diseño de la colección.

Todos escriben sobre el amor menos tú es el resultado de una recopilación de poemas sobre esa temática. El curioso título surge de una anécdota que le ocurrió a Sadoun en la segunda edición del Festival Mundial de Poesía celebrado en 2004 o 2005 en Venezuela, Caracas. El autor no recordaba bien el año, pero sí recordaba –lo contó en la presentación del libro y de la editorial el pasado día del libro– cómo alguien le hizo ver allí que él, quizá por su condición de extranjero, de expatriado, parecía tener como “previamente” asignados una serie de temas como el exilio, la patria, los viajes, la dictadura, la política…  En cambio el amor, una de las vetas inagotables para la poesía y los poemas, no parecía encontrarse entre sus temáticas. Obviamente, el amor estaba y sigue estando presente en toda la obra de Abdul Hadi Sadoun, pero no con la particularidad de su último libro: Todos escriben sobre el amor menos tú reúne composiciones escritas por primera vez en español. El autor confirmó que él seguía pensando en árabe y hablando en árabe y escribiendo en esa lengua, de modo que su obra siempre había sido obra traducida al español. Este libro no. Al contrario; este libro no cuenta (aún) con traducción al árabe porque nació en español. Le pasó quizá como al autor, que nació al amor en España y en español. Aquí es donde lo encontró después de una estancia en Soria, de la que Abdul Hadi dijo en la presentación que le “había salvado la vida, después de un periodo de tristeza y oscuridad”.

Además de estar acompañado por Lorena Carbajo (la directora bala perdida de la editorial que lleva ese nombre), el poeta Juan Carlos Mestre quiso unirse a la particular celebración del día del libro. Calificó el nacimiento de dicha editorial como un “acto de resistencia” y tuvo emotivas y elogiosas palabras para su colega de versos. Mestre firma también el prólogo de Todos escriben sobre el amor menos tú donde se lee: “Abdul nombra el gozo y la desolación, y en ese modo de señalar las cosas reside su valentía y el valor de cuanto consuela, el de ofrecer frente al desgaste de los hábitos y la esclerosis de la costumbre su mirada inaugural de soñador, de eterno caminante por la mañana interminable de la Tierra”.  Muy cierto, correctísimo… Solo un detalle que añadir a esa imagen; la sonrisa inextinguible con la que ese caminante recibe al viejo nuevo mundo que amanece cada día. En el acto Abdul Hadi habló de unas declaraciones del filósofo Josep María Esquirol quien había dicho que los infinitivos en la vida se reducen a dos: pensar y amar. Sadoun estaba básicamente de acuerdo pero quiso añadir otro: disfrutar. Y seguro que sonreía mientras lo decía.

Etiquetado , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *