Empleamos cookies, según las condiciones expresadas en nuestro aviso legal.

Reseña de “Jardín seco”, de Samir Delgado en la revista de cultura Latamuda, por Celestino Celso

Todo debió comenzar hacia 2013, en la fructífera combinación de poemas y obras de arte, que ha emprendido Samir Delgado. Así lo creemos, tras el mensaje que recibimos de este poeta, en el que nos comunicaba que estaba trabajando en una serie de poemas, inspirados en varias obras de la colección de arte del Museo de Arte Contemporáneo Eduardo Westerdahl MACEW, que nosotros tenemos la satisfacción de dirigir. Nuestra respuesta no pudo ser otra que la de animarle y agradecerle, al mismo tiempo, que hubiera fijado su objetivo poético en nuestra colección. Nos pusimos a su disposición, en lo que pudiera serle de ayuda, y de ese modo le facilitamos reproducciones de la obras de nuestra colección. Como colofón, a esta iniciativa y al trabajo de Samir, su poemario, con el llamativo título de Galaxia Westerdahl, obtuvo el ‘XV Premio internacional de poesía Luis Feria de la Universidad de La Laguna’.

El año 2016 hicimos realidad la edición de Galaxia Westerdahl, a cargo del museo Westerdahl MACEW y del Instituto de Estudios Hispánicos de Canarias IEHC, del que nuestro museo depende. Colaboró en la edición el Vicerrectorado de Relaciones con la Sociedad de la Universidad de La Laguna. Nosotros participamos con un texto, de título Poemario a la colección de arte del crítico y poeta Eduardo Westerdahl, a modo de prólogo de la edición, junto con otro texto de Francisco J. García Rodríguez, Vicerrector de Relaciones con la Sociedad de la citada universidad lagunera ULL, y también del propio autor del poemario, Samir Delgado, que tituló su texto, previo al poemario, como Galaxia Westerdahl: invitación al museo. En nuestro texto recogimos el hecho, y recordamos, que el fundador de nuestro museo, Eduardo Westerdahl, cuyo apellido daba nombre al poemario, además de crítico de arte, o fotógrafo, fue autor también de otros textos, entre ellos un poemario, precisamente, al que dio el nombre de Poemas del sol lleno, publicado por la Editorial Hespérides, en Santa Cruz de Tenerife, el año 1928.

La edición recogió treinta poemas, además de otros tres, sin numerar -[Multiverso abstracto], [Ecumenismo lírico] y [Bauhaus natural]-. Acompañaron a los poemas, en el centro de la edición, reproducciones a color de quince de los cuadros, de la colección del MACEW, en los que estaban inspirados otros tantos poemas. Para facilitar una mejor lectura y comprensión, de sendos ámbitos del trabajo, poemas de Samir y obras de arte del MACEW, se numeraron las reproducciones de estas últimas, como se había hecho también con los poemas. Correlativamente, el lector podía tener en sus manos, el poema número 1, Bencomo, sobre el cuadro del mismo título, obra de la artista argentina e inglesa Eileen Agar, una de las grandes del surrealismo, de la escuela de Londres. También el poema 4, Figuras, sobre obra, de igual título, de Karl Drerup, artista que tuvo estancia en Puerto de la Cruz, en los años treinta, y en tránsito con su esposa, de ascendencia judía, alejándose de la ascensión del nazismo en Alemania, para acabar su periplo en Estados Unidos, estado de New Hampshire, vía Londres, de la mano del filósofo Bertrand Russell, con quien coincidió en la ciudad turística tinerfeña. Y así, sucesivamente, poema número 6, Peces, sobre obra del mismo título realizada por Will Faber, o número 11, Corneille habillait, sobre obra de Wolfgang Paalen, o número 12, Rigidez, sobre obra de Luc Peire, o número 19, Pequeño fuego verde, de Maud Bonneaud, o número 20, Caja de mariposas, sobre obra de Óscar Domínguez, Sin título, y también el poema número 25, Abstracción, sobre obra de César Manrique.

También el año 2016 llegó la segunda entrega de Samir Delgado, en ese campo al que él ha decidido entregarse, realizando lectura poética de obras de arte. Esta vez trasladó su ojo poético a otro de los lugares y de los ambientes con el que más identificado se siente, la ciudad de Cuenca. De hecho, en las páginas finales de la edición de este segundo poemario, Las geografías circundantes (Tributo a Manuel Millares), se indica que fue manuscrito durante un periodo de estancia en la Ciudad Alta de Cuenca en los años 2013-2015. Y, de igual modo, se nos señala que la publicación coincidía con el noventa aniversario del nacimiento del pintor, a cuya obra está dedicado el poemario, Manolo Millares (Las Palmas de Gran Canaria, 1926), así como con el quinceavo aniversario de la Sala Millares, en el Centro de Arte Moderno-Museo del Objeto Encontrado de la Fundación Antonio Pérez. Incluso, la edición, a cargo de la ViceConsejería de Cultura del Gobierno de Canarias y colaboración de nuestro Instituto IEHC y su Museo MACEW, coincidía con otro aniversario más, el cincuentenario del Museo de Arte Abstracto Español de Cuenca, que fue fundado el 1 de julio de 1966, en las Casas Colgadas de la ciudad conquense, a iniciativa del artista Fernando Zóbel.

Con prólogo, de título Un estado total de poesía, a cargo de Alfonso de la Torre, el poemario incluido se subdivide en tres apartados: I. Las geografías circundantes, que incluye doce poemas, cuyos títulos se corresponden con títulos, a su vez, de obras del pintor Manolo Millares. El bloque II, de título Los escombros, que incluye trece poemas, mientras el apartado III, de título El grito, lo componen once poemas. Los cuadros de Manolo Millares, escogidos por Samir, sobre los que realiza sus poemas, están fechados desde el año 1950 hasta el año del fallecimiento del artista, en 1972, y están distribuidos en la edición de modo cronológico, desde las obras más antiguas a las más recientes. Señalar que los poemas números 7, Millares, 1955, 10, Grupo El Paso, y 29, Millares, 1970, no corresponden a obras o cuadros de Manolo Millares, sino que Samir Delgado ha buscado inspiración, para el poema 7, en el viaje de Millares, su compañera Elvireta Escobio, y sus amigos el escultor Martín Chirino, el pintor Alejandro Reino y el también pintor y poeta Manuel Padorno, desde su isla natal, Gran Canaria, a su nuevo destino peninsular, en Madrid, a bordo del Alcántara, el año 1955. El poemas 10 está inspirado, a su vez, en el Grupo El Paso, como su mismo título indica, mítico grupo de artistas, fundado en Madrid, el mes de febrero de 1957, precisamente por Manolo Millares, junto con otros grandes artistas, como Antonio Saura, Rafael Canogar, Luis Feito, Juana Francés, Manuel Rivera, Antonio Suárez y Pablo Serrano, y al que un año más tarde, 1958, se sumarían también Martín Chirino, compañero venido de Canarias con Millares, y Manuel Viola. Por último, de estos tres poemas, que no corresponden a obras de Manolo Millares, aunque sí a hechos o circunstancias relacionadas con él, el poema número 29, se inspira en un documental, de título Millares, 1970, como el poema. La edición del poemario se corona con un epílogo, obra del propio autor, Samir Delgado, que lo titula La luz que ya es ceniza.

La tercera inmersión de Samir Delgado, en la singular travesía de recorrer e interpretar, con sus poemas, obras de distintos artistas, de la colección del Museo de Arte Contemporáneo Eduardo Westerdahl, en una primera ocasión, y de Manolo Millares, en una segunda incursión, está centrada, esta vez, en la obra del pintor Fernando Zóbel (Manila, 1924 – Roma, 1984), amigo de Manolo Millares y fundador del Museo de Arte Abstracto Español de Cuenca, el año 1966. Jardín seco, que así se llama este poemario de Samir Delgado (Las Palmas de Gran Canaria, 1978), publicado el año 2019 por Bala perdida, con el número 13 de sus títulos editados, en este caso de Poesía, cuenta con un prólogo de Alfonso de la Torre. Samir Delgado: Fernando Zóbel. Así fue. Así es. Así será es el título dado a su prólogo por Alfonso de la Torre, que extrae de una cita de John Updike (Estados Unidos 1932-2009) sobre John Cheever (Estados Unicos 1912-1982), y que incluye al inicio de su texto, Había algo en él intensamente gracioso. Así fue. Así es. Así será. Alfonso de la Torre fue también el prologuista de la segunda entrega de Samir, Las geografías circundantes (Tributo a Manuel Millares), en esta singladura de su obra, dedicada a poemas de pinturas, poemas con pinturas, pinturas poetizadas.

El poemario Jardín seco consta de cinco bloques de poemas: 1. Panorama de Anderson Bridge, que reúne seis poemas; 2. Saetas orillas, que consta de siete poemas; 3. Jardín seco, mismo nombre del libro y parte central del poemario, con veintiocho poemas, el último de ellos de título, también, Jardín seco; 4. Cuadernos, con seis poemas; y 5. Imago Hominis, formado por cinco poemas. Previo a los cincuenta y dos poemas, de que consta en total Jardín seco, de Samir Delgado, tenemos un breve texto, Processio ad coemeterium  in Memóriam Fernando Zóbel, título que responde al concierto para violín y orquesta Exequias, de José Luis Turina (Madrid, 1952), que nos sitúa en el contenido y sentido del poemario: Este libro de poemas es un homenaje a la pintura mediante un diálogo total con los cuadros de Fernando Zóbel, exponente del arte contemporáneo (…) / A través de un recorrido por su obra artística, este libro contiene el silencio de la mirada al otro paisaje esencial de la pintura de su vida que continúa el mismo otro silencio del pulso abstracto bajo la luz del mundo.

Con los tres poemarios que Samir Delgado nos ha ofrecido, en esta segunda década del siglo XXI –Galaxia WesterdahlLas geografías circundantes (Tributo a Manuel Millares), y Jardín seco, nuestro poeta ha logrado restablecer el vínculo de vida, pensamiento y acción de destacados impulsores del arte contemporáneo –Eduardo Westerdahl, Manuel Millares y Fernando Zóbel-. De similar modo, y desde su visión y lectura poéticas, ha conseguido propiciar también la relación, en estos otros tiempos nuestros, de dos de las acciones más destacadas, que ellos generaron, un Museo de Arte Contemporáneo y un Museo de Arte Abstracto Español, primeros en España, de sus respectivas características, creados, respectivamente, el año 1953 en Puerto de la Cruz, y en 1966 en Cuenca. A partir de esta destacada aportación de Samir Delgado, Tenerife y Puerto de la Cruz, y Cuenca, ciudad y provincia, pueden contar con un nuevo motivo para generar y consolidar vínculos de arte y poesía.

Aquí no ha finalizado, en todo caso, este destacado trabajo poético, que Samir Delgado ha emprendido, con sus indagaciones y lecturas poéticas de colecciones de arte y determinados artistas, en particular, como hemos venido indicando. Así lo demuestra su poemario Pintura 100 (César Manrique in memoriam), con el que Samir ha obtenido, además, un nuevo galardón, uno de los más destacados y de mayor solera de Canarias, el ‘XXV Premio Internacional de Poesía Tomás Morales’, convocado por el Cabildo de Gran Canaria. Incorpora nuestro poeta a un nuevo artista, César Manrique, a su ya destacada nómina de pintores y coleccionistas, sobre los que ha procedido a un análisis poético de sus obras, Eduardo Westerdahl, Manolo Millares, Fernando Zóbel, en su doble faceta de artista y coleccionista, y ahora también César Manrique. Y lo ha hecho además en un momento preciso, el centenario del nacimiento del artista, que tuvo lugar en Arrecife de Lanzarote el 24 de abril de 1919. La elección del título del poemario tampoco fue casual, pues según manifiesta el propio poeta Pintura 100 es la única obra de César Manrique expuesta en el Museo de Arte Abstracto Español de Cuenca, objeto igualmente, como su fundador, Fernando Zóbel, del interés poético de Samir Delgado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *