Empleamos cookies, según las condiciones expresadas en nuestro aviso legal.

Versos que un día escribí desnudo

12,00 IVA incluido

La poesía de un desamor desolador. Un poemario intenso, profundo, que llega con ímpetu al lector, lo sufrido por lo mucho gozado, el hondo desamor padecido por el dichoso amor vivido. El libro más íntimo y personal de José Manuel Lucía Megías, un «bala perdida» genuino y maravilloso, hecho de la materia de los sueños. Con un hermoso prólogo de Luis Alberto de Cuenca.
Categoría:

Descripción

José Manuel Lucía escribe desnudo sobre unas rocas de la costa mediterránea, despojado de todo lo que no sea evocación de un gran amor perdido, de todo lo que no sea la huella que un cuerpo y un espíritu dejaron en su cuerpo y en su espíritu, de todo lo que no sea recuerdo del tiempo transcurrido en pareja, cuando todo se multiplicaba por dos y no existía la soledad.

Y lo hace en 59 poemas que funcionan a modo de diario de a bordo de una travesía angustiosa marcada por la ausencia del ser amado, como coda de una historia que exige ser escrita para poder borrarse del todo.

Como en la soleá que preside estas líneas preliminares, José Manuel ha recordado hasta el delirio los pormenores de su amor pretérito con un solo objetivo: ser capaz de olvidarlo. Cernuda escribió aquello de «olvido de ti, sí, mas no ignorancia tuya». Es eso lo que busca el poeta desnudo en una playa cualquiera de Levante: olvidar —no ignorar—, ante la anonadante inmensidad del mar, la pequeñez hiriente de un corazón llagado.

Luis Alberto de Cuenca

Tapa blanda: 82 páginas.

ISBN: 978-84-948621-3-7.

José Manuel Lucía Megías

Soy un bala perdida, y lo soy por definición académica: «persona juerguista y desenfrenada». Y si seguimos con la senda académica, bien puede decirse de mí que soy «aficionado a la juerga, el jolgorio y la jarana» de la vida. No entiendo la vida sin reírme y sin rodearme de risas. De caras serias están llenos los cementerios.

Y soy un bala perdida, irremediable e inexorablemente, porque me gustaría comerme la vida sin moderación y medida.

Y, sobre todo, soy un bala perdida porque me gusta llevarle la contraria a las definiciones académicas: soy un bala perdida porque en esta absurda sociedad que hemos creado, ni me comporto con violencia ni la permitido a mi lado; soy un bala perdida porque me gusta pensar que con los años, como una bala, he terminado por dar en un punto apartado de lo que se esperaba de mí, de los intereses creados que nos limitan y empobrecen.

Me gusta pensar que soy una bala que ha de perderse aún más en los próximos años de sueños, de ilusiones, de nuevos versos y de miles de risas compartidas.

José Manuel Lucía Megías nació en Ibiza, aunque su vida ha estado ligada a Madrid, a Segovia, a Badajoz. En el año 2000 se publicó su primer poemario: Libro de horas, al que le han seguido Prometeo condenado (Madrid, 2004), Acróstico (Madrid, 2005), Canciones y otros vasos de whisky (Madrid, 2006), Cuaderno de bitácora (Madrid, 2007), Trento (o el triunfo de la espera) (Bari, 2009), Tríptico (Madrid, 2009), Y se llamaban Mahmud y Ayaz (Madrid, 2012, 3ª ed. 2013) y Los últimos días de Trotski (Madrid, 2015). En el año 2017 ha reunido toda su poesía en El único silencio (1998-2017) (Madrid, Pigmalión/ Sial).

Varios de los poemas escénicos de Tríptico han sido puestos en escena por el grupo de teatro Aldaba, en el espectáculo teatral Del amor y sus demonios, estrenado en el Teatro Municipal de Tres Cantos el 7 de marzo de 2009. Por su parte, Y se llamaban Mahmud y Ayaz ha sido llevado al teatro por Carlos Giménez con el título Voces en el silencio.

Ha participado en varios recitales poéticos en Brasil, Argentina, Colombia, Francia, Italia, Uruguay y España. Es director de la Plataforma literaria «Escritores Complutenses 2.0» y de la Semana Complutense de las Letras.

Como traductor se ha acercado a la poesía medieval, volcando en verso el roman de Chretien de Troyes, El libro de Perceval (Madrid, 2000), así como la poesía editada del gran poeta rumano Mihail Eminescu, junto a Dana Giurcă (Madrid, 2004), y la Antigua poesía italiana, desde los primeros textos al Dolce Stil Novo, junto a Carlos Alvar (Madrid, 2008).

Es catedrático de Filología Románica de la Universidad Complutense de Madrid y miembro del Pen Club España.

Descargas

Descargar portada en alta resolución