Empleamos cookies, según las condiciones expresadas en nuestro aviso legal.

Con Iglesias hemos topado

15,90 IVA incluido

La revelación literaria del año, Con Iglesias hemos topado, la chispa del fluir del pensamiento con un desbordante sentido del humor. Te atrapará desde la primera frase. Con un genial prólogo de José Ángel Mañas.

Categoría:

Descripción

Nada más despertar, Fidel ve a Julia dormida y desnuda a su lado y se encuentra mirando unos gayumbos tirados en el suelo y pensando en que ha soñado con los de Pablo Iglesias. ¿Hay alguna relación entre la realidad y su sueño? A raíz de este incidente aparentemente banal, el protagonista, cual Tristam Shandy moderno, va desgranando progresivamente sus divagaciones incesantes, inteligentísimas, riquísimas y humorísticas. Fidel tiene sus ideas sobre todo. La política, el amor, la filosofía, la literatura y otros grandes temas van desfilando ante los ojos del lector que, hechizado, asiste al hecho prodigioso de que, a partir de la relación de esos gayumbos con el haber soñado con Pablo Iglesias, el narrador despliega en este magnífico texto una vida entera con arte inigualable. A veces —muy raras veces sucede— uno se topa sin esperarlo con un diamante literario y reconoce en él el sorprendente destello del genio. Estamos ante la revelación literaria del momento. Pasen y lean, señores. Además de disfrutar con el humor del irrepetible Fidel, el poso que dejará en ustedes esta obra será indeleble…

José Ángel Mañas

Tapa blanda: 110 páginas.

ISBN: 978-84-948621-7-5.

Juan Manuel Márquez

Esto de presentarme, de hablar de mí, me descoloca. O quizá sea que me obliga a hacerlo: descolocarme, salír de mí para sentarme a mi lado, mirarme y decirme quién soy. Y de ahí al uso de la segunda persona del singular hay un paso que no estoy dispuesto a dar. Si al despertar noto un dolor de cabeza y sé que sólo se me pasará al abrir la ventana me gusta decir que tengo un dolor de cabeza y sé que sólo se me pasará al abrir la ventana; y no «hoy has despertado y al hacerlo has notado que te duele la cabeza, y sabes que sólo se te pasará cuando abras la ventana». La primera o la tercera persona del singular, la segunda me gusta menos.

No me gusta definirme porque creo que la definición asentada rompe más de lo que aporta. El concepto definido debe comportarse siempre acorde con su definición. Pierde, por ello, capacidad de improvisación, quizá libertad...esa cosa. Sentado a mi lado me digo que soy buena persona, pero enseguida procuro olvidarlo para no obligarme a serlo a tiempo completo y paso a afirmar que, en el mundo, únicamente me interesan las buenas personas. Las malas, dicho en modo simple, no. También aquellas personas con sentido del humor, que en tantas ocasiones coinciden con las buenas personas. El humor es uno de los pocos recursos que nos van quedando.

Tiendo a no creerme nada, al menos no del todo, y creo en la verdad que sale de cada una de las sílabas de Domingo y Adela, mis hijos, y de Lola, mujer de mirada egipcia con la que comparto una vida de la que ella me rescata cada día. Escribo por una razón bien sencilla. O dos: me gusta escribir y actividad distinta no sé hacer. Ni mejor ni peor, nada más sé hacer. Nunca hice caso a quien se me acercó sólo para decirme que había llegado la hora de asentar la cabeza. Quizá por eso, sólo quizá, sea un bala perdida.

No me va nada mal así.

Descargas

Descargar portada en alta resolución