Empleamos cookies, según las condiciones expresadas en nuestro aviso legal.

Crónica de la presentación de “La cerillera”, por Javier Puebla

Poética y evocadora crónica de Javier Puebla para Diario 16 de la presentación de La cerillera, de Pilar Martín Gila, el pasado jueves 18 de octubre en la librería Alberti. ¡Muchas gracias!

 

                                          Si no mueres ahora te llenarás de odio 

Son las 7 de la tarde. Librería Rafael Alberti, calle Tutor 57, Mad Madrid City. Está lleno por completo el pequeño sótano donde se realizan las presentaciones. Una de las libreras despierta una silla para mí y la coloca en el rellano de la escalera que asciende al primer piso. Veo la presentación desde arriba, tras rejas blancas. Me sorprende el poderío estético de Pilar Martín Gila, la poeta, la autora. Es una persona muy guapa o tiene la suficiente capacidad de magia para lograr parecerlo. Sus manos se mueven nerviosas, desmintiendo la voz perfectamente modulada y calma con la que lee sus poemas, las tres partes que componen La Cerillera, libro publicado por Bala Perdida.

Hay una atmósfera casi religiosa, de ritual, todo respeto e intimidad y delicadeza y esfuerzo de pensamiento. A veces la voz de un cliente que acaba de entrar en la librería se superpone a la de Pilar Martín, pero enseguida se acalla, sin necesidad de que nadie le advierta, porque como acabo de decir hay una atmósfera, una atmósfera capaz de explicarse a sí misma y convertir en ritual y respeto todo lo que la rodea.

Si no mueres ahora te llenarás de odio. Lo dice Concha García que hace las veces de embajadora del libro; también es autora del prólogo. Pero también es uno de los versos. Es una advertencia de Pilar Martín, la autora, al personaje creado por Andersen: la cerillera (sin nombre, sólo la cerillera). Si no mueres ahora te llenarás de odio, y la frase, el verso, sigue resonando en mi cabeza cuando ya me he ido de la Alberti, cuando camino por las calles sopladas de lluvia con la única protección de mi sombrero de fieltro negro. Y se me ocurre que quizá sea mejor, sería mejor para mí, pienso, y también mejor para la frágil cerillera, morir que llenarse de odio. Quizá sería mejor.

 

Véase también 

Etiquetado , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *